lunes, 11 de febrero de 2008

Lo más importante

A estas alturas del curso ya deberíamos haber asumido una cosa: el Athletic no juega ni juagará bien esta temporada. Vale, tal vez tengamos un destello de vez en cuando, un reflejo de lo que es el amor propio en los jugadores.

Centrémonos de una vez. Ayer hubo pitos no merecidos desde la grada. Gracias, periodistas morbosos y medios de comunicación de medio pelo. Un equipo que es capaz de resolver ante un rival inferior, con un raquítico 1-0 no es que se merezca la mayor ovación. De todas formas, puedo asegurar que si se tiran una semana buscándome las cosquillas como a estos chavales (recordemos que es lo que son) no atino en el trabajo ni a la de tres. Sin embargo, ellos han cumplido.

Hay que separarse un poco y dejar atrás que el partido fue malo y aburrido de solemnidad. Saquemos lo que se pudo ver en el campo:
  • El portero, no es necesario mencionarlo. Las intervenciones que tuvo, correctas, dando tanta seguridad a la defensa como poca confianza a los atacantes.
  • La defensa, solvente, como siempre. Amorebieta, inconmensurable, cubriendo las espaldas de Del Horno como se debe hacer cuando el lateral tiene esta proyección hacia arriba. Ustaritz perfecto al cruce, clamando cada día más por la titularidad. Iraola todavía está lejos del que fue, se desinfló en los primeros 20 minutos y se dedicó el resto del partido a la defensa, donde se encuentra más cómodo en los últimos tiempos.
  • La media es donde se encontraron más problemas. Yeste no se encuentra cómodo pegado a la cal y sigue sin luchar, aunque es el que más calidad tiene del equipo, sustituido por Garmendia que aportó poco o nada en esta ocasión. Javi Martínez, sólo una palabra, superior física y técnicamente. De Orbaiz hemos oído hablar, aún se le espera. David López, sólo voluntad, ni un pase bueno. Cuellar, sorpresa, le sustituyó y dio un oxígeno a la banda derecha que sólo tiene cuando Susaeta (sancionado) está presente. Es un jugador a tener en cuenta, menos mal que no lo han cedido al final.
  • El ataque demostró que es capaz de llegar. Dos palos y alguna otra clarísima ocasión que no consiguió atinar el equipo. Un error defensivo del Levante y una capacidad a la hora de resolver que debería plantear la pareja atacante a Caparrós. Aduriz estuvo libre, ligero, con menos responsabilidad, lo que le permitió desplegarse a las bandas y buscar alternativas. Nos dio la mejor versión de sí mismo, muy diferente de cuando sale sólo a luchar contra los molinos/gigantes. Llorente mostró su clásicos detalles técnicos que están empezando a no sorprendernos y una autoridad por alto digna de su embergadura. ¿Por qué no sacar a esta pareja cuando vamos de escursión a otro campo? Una pena que Aitor tuviera que salir tan pronto del campo.
En definitiva, el equipo, aunque no nos lo queramos creer, existe. Esto es muy importante. Sin embargo, lo más importante son los tres puntos y seguir, una jornada más fuera de esos puestos que no hemos pisado con Caparrós y a los que nos habíamos acostumbrado las dos últimas temporadas.



Respecto al vino. El sábado probamos una botella de Solar de Estraunza Crianza 2005. 100% tempranillo. Capa media-alta en tonos cereza. Muchas vainillas en nariz y algún recuerdo a regaliz, muy dulce. Todavía le queda bastante vida en botella. En boca, agradable entrada. Se trata de un crianza de Rioja al uso, sin muchas sorpresas, pero que cumple sobradamente con lo que se puede esperar de un crianza de esta D.O. Algo me han dicho de que la cosecha de 2005 deparará muy buena calidad en los crianzas, esta primera muestra hace honor a esta suposición.

2 comentarios:

txongo odraleba dijo...

Egunon, Vizcaíno, en primer lugar agradecerte este maravilloso lugar donde haces un continuo seguimiento a nuestro equipo del alma, y además dejas notas muy importantes sobre los vinos. Muchas gracias. Sin embargo, hay una cosa que me ha dolido, y es que puedas “consentir” las “tonterías” de ciertos jugadores porque sean unos “chavales”. EL ser futbolista, tiene grandes ventajas, sobre todo que cobran sueldos que no son de chavales, viven muy bien…. Pero también tienen unas obligaciones…. Y como jugadores, deben cumplir las normas. ¿No te parece? Creo que tú también cumplirás las normas en tu trabajo.

Saludos, y ¡¡¡AUPA ATHLETIC!!

El Vizcayno dijo...

No entro en polémicas sobre la vida privada de los jugadores. Si el club estima que debe sancionarlos, que lo haga. Yo sólo me fijo en lo que hacen en el terreno de juego, por eso digo que los pitos no fueron merecidos. De donde no hay no se puede sacar.