viernes, 27 de junio de 2008

IEC #11: Evocando los orígenes

Cuando tenía 18 años, mi cuadrilla (la de mis amigos de toda la vida, no la de ahora, mi mujer) decidió que una buena (barata) de pasar la tarde del sábado era ir de "chiquitos". En esa época los supermercados de barrio no habían empezado a abrir los sábados por la tarde y no existía el concepto de tienda de los chinos, así que el botellón solía ser casi inviable. Y esto sólo hace 14 años...

El "chiquito" ese vaso pequeño de vino que podía contener tinto o claro costaba 35 pesetas y con nuestra exigua paga podíamos permitirnos más de 10 rondas con su consecuencia etílica. Vino malo no hace afición y, después de una temporada, pasamos al calimocho, igual de malo pero menos agresivo. En definitiva, nada digno de cata ni de que, al cabo de un tiempo acabara escribiendo en esta bitácora.

Pasaron unos años y por el azar o el destino, acabé viniendo a trabajar a tierras del Reyno. Aquí, conocí a mucha gente de la que hoy me considero amigo. Entre ellos, Salvador Ayerra, compañero de trabajo casi desde el primer día y uno de los socios de Bodegas Ayerra. Para el cumpleaños de Mi Cuadrilla (esta sí que es mi mujer, entonces era mi novia) le encargué la botella de crianza que despertó en nosotros el interés que no ha hecho sino acrecentarse desde entonces.

Con estos antecedentes voy al lío:

El vino
Ayerra Crianza 2000: Coupage de Tempranillo (80%) y Cabernet Sauvignon (20%). 12 meses en barrica de roble americano y 12 meses en botella. Sin estabilización en frío. Es el primer crianza comercializado por la bodega.

La Cata (22 de noviembre de 2003)
A la vista, color picota con ribete granate muy vivo. En nariz, frutos maduros, rojos y negros y vainilla en cantidades ingentes. Madera bien ensamblada, se nota pero no camufla otros aromas. La entrada en boca es agradable, aunque demuestra cierta astringencia. Se afinará en botella (soy testigo de ello).

Víctima de la nula estabilización en frío y de un invierno especialmente crudo, la botella y después la copa, presenta una cantidad de depósitos bastante considerable. Como estaba avisado, no le dí mayor importancia, además las explicaciones técnicas al respecto, más que aburrirme, despertaron mi curiosidad, que sólo ha hecho crecer desde entonces.

Esto es sólo de memoria. Conservo en casa 6 botellas de aquel crianza. Alguien me podrá llamar suicida, otros, simplemente nostálgico. Hace no demasiado abrimos una de las primas de aquel primer vino, de la misma añada. Se ha conservado extraordinariamente, se ha afinado mucho en botella y aquel ribete granate vivo se está empezando a convertir en un teja oscuro. Algo del brillo ha perdido pero ha ganado mucho en complejidad de aromas... Me están dando ganas de abrir otra de las botellas para disfrutarla con pausa. Además, creo que ya ha pasado por el punto álgido de su evolución y, aunque está cayendo muy lentamente, su consumo preferente está cercano a su fin.



Esta es mi aportación a Iberoamérica En Cata en su undécima edición. Espero vuestros enlaces para realizar un resumen lo más fiel posible. Como he dejado tres días para esta edición, os propongo que animéis a mas gente a participar, que creo que hay tiempo.

Tras el resumen, si no hay voluntarios al respecto, me tomaré la libertad de elegir el organizador de la siguiente edición por el antiquísimo método de la dedocracia.

9 comentarios:

Carlos Rodriguez. dijo...

Te dejo mi propuesta.
Saludos
Carlos
http://carlosgrm.blogspot.com/2008/06/iec11.html

El Vizcayno dijo...

Tomo nota Carlos. Espero que no seamos los únicos. Todavía queda día y medio para el resto

Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenas noches, ahí va la mía! Eso de abrir un abánico de tres días tiene sus ventajas y sus inconvenientes.
Yo me lo he pasado muy bien escribiendo la mía!
Saludos
Joan
PS. Es http://devinis.blogspot.com/2008/06/iec11-evocando-los-orgenes.html

El Vizcayno dijo...

Buenos días, Joan,

Muy interesante tu aportación.

Lo de Kinito me ha dejado petrificado, ya que es el nombre de un juego en el que el que pierde bebe y que fue la siguiente alternativa al chiquiteo durante una larga temporada. No tenía ni idea de que venía de ahí.

Por cierto, eso de recatar es una pequeña trampa, aunque totalmente perdonable teniendo en cuenta los años que han pasado.

Gracias por tu aportación

J. Gómez Pallarès dijo...

No he jufado ni visto jugar nunca a eso, Vizcayno, pero sabía de su existencia, sí. Lo que ya no sé es qué fue antes, si el nombre del personaje Kinito o el del juego.
En cualquier caso, la experiencia renovada con la Kina San Clemente ha sido de aúpa, también para no olvidar!
Saludos
Joan

Adictos a la Lujuria dijo...

Nuestra celebración, perdón nuestra participación en la 11ª edición es la siguiente:



http://adictosalalujuria.blogspot.com/2008/06/11-edicin-de-la-iberoamericana-en-cata.html

Un saludo

La Guarda de Navarra dijo...

LLego tarde pero llego. Nunca es tarde si la dicha es buena.
¡Campeones de Europa!
¡Fiestas de Laguardia!
No hay mejor broche para cerrar esta semana. Y ya estoy de vacaciones.
Esta es mi aportación a IEC#11.
Saludos Vizcayno.
http://laguardadenavarra.blogspot.com/

Sobre Vino dijo...

Vizcayno,

Esta vez me he perdido la convocatoria, ya que acabo de llegar de un par de semanas fuera.

La siguiente vez será.

Un saludo!

Pilarvi dijo...

Hola Vizcaíno,

Es cierto que "llego a las aceitunas", sino más tarde. Pero como tu propuesta para IEC#11 me pareció realmente interesante, finalmente he decido rematar y publicar el artículo que hace meses se quedó a medio hilvanar:
http://pilarvi.blogspot.com/2008/09/bodegas-vina-magana.html

Salut!
Pilar.